La gente se queja en foros y se siente engañada cuando se dirige a uno de estos “hipermercados dentales” atraído por sus bajos precios y resulta ser una publicidad engañosa según declaran varios colegios de profesionales (País Vasco, Murcia, Madrid y Valencia).

Al implante de 222€ hay que sumarle otras muchas partidas del tratamiento que suele finalmente superar los 1.000 € de coste. Más o menos lo que viene a costar en cualquier otra clínica. La gente termina aceptando una financiación “a medida” que resulta ser una condena pues una vez que se firma ya no hay forma de salir de ahí.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/