Se denuncia la poca regulación existente en el sector. Es muy fácil abrir una clínica dental sin titulación, lo que conlleva una falta de garantías sanitarias y que la posibilidad de engaño sea mayor. Los bancos además financian estos tratamientos sin la garantía de un seguro para los casos de fraude.

Fuente: http://www.abc.es/